SINOPSIS:

Esta película está protagonizada por una niña de primaria y su hermano, unos años mayor que ella. Nora -que así se llama- es una alumna introvertida, tímida, a la que le cuesta relacionarse en el colegio; y Abel -su hermano- es un niño inseguro que trata de superar las situaciones por las que pasa en ese mismo colegio. Conoceremos, desde un punto de vista muy personal, las vicisitudes a las que tienen que hacer frente, en un entorno que no debería ser hostil, pero cuya atmósfera se va enrareciendo durante la película, con pocos destellos de luz y muchas sombras relacionadas con el acoso escolar.

Cine sobre acoso escolar: «Un pequeño mundo»

Sobre el acoso escolar (contiene partes relevantes de la película):

La directora, en un interesante debut, nos habla de la primera etapa de la educación, una etapa que debería estar marcada más por la inocencia y el asombro que por la violencia y el miedo, pero que no siempre es así. Quiere que nos pongamos en la piel de Nora, y lo consigue de forma magistral. En todo momento sufrimos con Nora, experimentamos el temor de su primer día -junto a su padre y su hermano-, recordamos lo que significaba encajar en el colegio, observamos la dejadez de muchos adultos que no prestan la atención adecuada ante las injusticias entre iguales que algunos alumnos ejercen sobre otros. También comprendemos la dificultad que supone experimentar determinadas vivencias cuando se tiene únicamente 6 o 7 años, sufrimos con su desesperación y entendemos su frustración y su enfado, sensaciones que no debería experimentar una niña de tan corta edad.

Mientras Nora siente todo esto nosotros vamos conociendo que las condiciones en el colegio, y en la familia, no son del todo favorables. La única profesora que se interesa por la situación de forma sincera y genuina es interina, y será sustituida en el momento más importante para la protagonista: cuando consigue ser escuchada y entendida. Su padre trata de comprender lo que les sucede a sus hijos, pero tampoco tiene las herramientas adecuadas para acompañarlos en el proceso.

Nora, como hermana pequeña de Abel, en una situación normal no debería ser su protectora, pero que tiene que asumir ese rol frente a los adultos de su entorno. Incluso aún a riesgo de perder la relación con su hermano en el proceso. Un hermano al que idolatra antes de empezar el colegio y después aparta y desprecia, a medida que lo que le sucede a él también tiene consecuencias en lo que le sucede a ella.

Y, como en toda situación de bullying (o acoso escolar), podemos apreciar los comportamientos de víctimas y verdugos. La película deja al descubierto varias personalidades susceptibles de caer en uno u otro lado de la balanza, sobre todo la de Abel; que comienza siendo observador para evitar exponerse, pasa a ser víctima tras defender a su hermana de los acosadores, y -tras ese infierno- él mismo se vuelve acosador. Abel también cambia el comportamiento hacia su hermana durante la película, como reacción a situaciones que son superiores a lo que pueden soportar; y que no deberían formar parte de una educación, un aprendizaje y una sociabilización sanas.

Otro personaje interesante es el de Ismael, un amigo de Abel al que no le importa relacionarse con él, que empatiza a pesar de ser el foco de burlas y agresiones, que juegan juntos cuando nadie más lo hace; y que, posteriormente, sufrirá el acoso del propio Abel, que no controla sus impulsos y coloca a su amigo Ismael en el foco de los agresores habituales para evitar su sufrimiento.

Las amigas de Nora, a pesar de su corta edad, ya muestran también luces y sombras que deben ir educándose de una forma adecuada para modelar el caracter de cada una de ellas, de tal forma que generen su propia confianza sin minar la confianza de quienes tienen alrededor (ej. Escena del comedor o escena de las tarjetas de cumpleaños).

La película es desasosegante, y es bueno que lo sea, porque los niños no deben pasar por situaciones como las que se viven en el filme y que -por desgracia- son más cotidianas de lo que nos gustaría creer. Es una llamada de atención, en Europa (la película es belga) la educación no va bien, no va por el camino adecuado, y toca reconducir sistemas y protocolos.

Al menos termina de una forma esperanzadora, con un abrazo entre hermanos que predispone al optimismo. A pesar de lo que suceda a su alrededor, pase lo que pase con cada uno de ellos, vivan las experiencias que vivan… se tienen el uno al otro.

Rubén Gil Uceda
Área de Autodefensa de AEPAE

Pin It on Pinterest

Ir al contenido