Será la gestión de nuestras emociones lo que causará la actitud que mostraremos al mundo. Conocer lo que corre bajo nuestra piel nos ayudará a ser más felices con quien pasamos más tiempo, con nosotros mismos, pero también nos servirá para comprender mejor a quienes nos rodean. Solo así conseguiremos aquello que llamamos asertividad.

AEPAE - Campamento "Generando confianza" - Lo que corre bajo nuestra piel
AEPAE - Campamento "Generando confianza" - Lo que corre bajo nuestra piel
AEPAE - Campamento "Generando confianza" - Lo que corre bajo nuestra piel

Y así empezamos un nuevo día, gestionando el horario y levantándonos media hora más tarde para dar algo más de descanso tanto a la mente como al cuerpo, que necesitaban recuperarse de las emociones del día anterior ya que teníamos por delante otra jornada llena de actividades.

Durante el desayuno llegó nuestro nuevo compañero Jose Antonio Quesada, que sería quien les daría una charla durante una parte de la mañana sobre los distintos tipos de ciberacoso que se dan en las redes sociales, pero antes nos esperaba el teatro foro, propuesto y dirigido por Jorge Quesada del área de teatro, sobre una situación en el aula en la que participamos como actores y actrices, Ana, Goyo, Pacheco, Natalia y yo. 

La escena representada trataba sobre una situación en clase en la que Antonio y Natalia, se reían de una chica llamada Ana, mientras que el profesor agobiado por la cantidad de trabajo no se da cuenta de lo que sucede frente a sus ojos, y Pacheco, otro alumno, observa situación de manera pasiva. Durante la escena, nos detuvimos varias veces para que los chicos/as interviniesen proponiendo situaciones e incluso se cambiasen por el papel del profesor, la víctima o el observador. Poco a poco se fueron acercando a una posible solución hasta dar con una alternativa de la que podían valerse y en la que finalmente Ana, mostraría como enfrentarse a Antonio y Natalia de manera asertiva, demandando la ayuda de Pacheco e insistiendo de manera concisa al profesor Goyo que necesitaba ayuda y quería detener esa situación reclamando su derecho a defenderse. Fue muy productivo a la hora de sentir y empatizar y aprendieron de todas las posibles situaciones que se dieron tratando de buscar ser asertivas/os, en las que a veces hay que ser valientes, y aunque tengamos emociones como miedo, nervios o rabia acumulados, hay que aprender a gestionarlas para enfrentarse quien o quienes tratan de perjudicarnos sin causar un daño mayor.

Tras un breve descanso, pasamos a la charla en la que Jose Antonio nos habló sobre el ciberacoso, el grooming y el sexting, las redes y sus peligros, de las que tanta información necesitan ya que es el público que más las usa y el más vulnerable debido a su minoría de edad. Usó varios ejemplos y entre todos estos temas surgió también un debate, para mí necesario, sobre los videojuegos online y la adicción que causan. Además, para rematar la intervención de Jose Antonio,  pudimos aprovechar su experiencia como policía para que nos contase experiencias personales sobre cómo gestionar algunas situaciones complicadas de manera asertiva.

La tarde llegó y nos marchamos a la piscina después de comer para divertirnos, jugar e iniciar una nueva guerra de aguadillas en la que a pesar de sus incansables intentos no consiguieron hundir a los monitores/as más duros.

Volvimos a casa y merendamos antes de dar comienzo con el área de autodefensa en el que Enrique, Jose y yo, continuamos con el protocolo de autodefensa en caso de sufrir una agresión sea del tipo que sea. Era necesario continuar con la defensa personal, reforzar conceptos y como actuamos ante estas agresiones buscando la manera más asertiva y proporcional.

Tras la sesión de autodefensa realizamos la asamblea en la que una vez más recogimos los resultados del día en nuestro mural de flores y nos marchamos a cenar.

Y para finalizar el día, con las emociones un poco todavía a flor de piel, terminamos con nuestra “velada de los erizos”, en las que bajo el cielo estrellado expresaban sus emociones y sensaciones del día y de lo que les iba sucediendo a lo largo de la semana, aunque en algún momento, también hablamos de OVNIS y extraterrestres.

Apoyo, ponerse en la piel de otros, valentía, marcar límites, ser nosotros/as, buscar nuestra esencia que nos hace únicos, así fue el quinto día en el campamento de AEPAE.

Y con esta emocionante y agotadora jornada nos fuimos a dormir para reponer pilas.

Antonio Holgado Amigo
Área de Autodefensa de AEPAE

Pin It on Pinterest