Antes de meternos a trabajar nos hacemos las siguientes preguntas a las que tratamos de responder con un eco grupal: ¿Qué es el miedo? ¿Para que sirve el miedo? ¿Cómo nos sentimos cuando tenemos miedo? ¿Qué le pasa a mi cuerpo cuando tengo miedo? etc…

AEPAE - Campamento "Generando confianza" - Plantando cara al miedo
AEPAE - Campamento "Generando confianza" - Plantando cara al miedo
AEPAE - Campamento "Generando confianza" - Plantando cara al miedo

El tercer día estuvo dedicado al miedo. Después de despertarnos, desayunar y de preparar nuestro cuerpo-mente con la sesión de Crossfit liderada por Antonio y Enrique -profesores de autodefensa- tocaba el turno de la sesión de teatro corporal.

En esta sesión, Pacheco y yo preparamos un ejercicio de role playing con máscaras para enfrentarnos a la situación de vernos intimidados por un grupo de personas. El objetivo es mantener la calma y saber dibujar los límites necesarios de una forma asertiva y contundente, utilizando para ello una actitud corporal adecuada, el contacto visual, una voz potente y un mensaje claro.

Después tocó el turno de la sesión de autodefensa con Enrique y Antonio, donde se repasaron conceptos clave como la proporcionalidad a la hora de defenderse de una agresión y cómo proteger nuestro espacio personal.

Una vez terminamos de comer, tocó el turno de seguir plantando cara a nuestros miedos y para ello fuimos al circuito multiaventura de Amazonia en Cercedilla. Allí nos esperaban metros de tirolinas, de escalada, de poner a prueba nuestra fuerza física y nuestro equilibrio. Después de recibir una formación básica sobre seguridad, el miedo empezó a hacer de las suyas en algunos de nosotros: M. y O. manifestaron que no querían hacerlo porque no podían mientras otros como A. no se dejaron amilanar por la situación y le plantaron cara. Después de engancharse al cable y experimentar las sensaciones de estar suspendido y deslizarte por una tirolina, el miedo dejó paso a la satisfacción de vencer aquellas barreras mentales que nos autoimponemos, dibujándose una enorme sonrisa en los rostros de aquellos que tan solo minutos antes pensaban que las alturas no eran para ellos.

Luego tocó reflexionar sobre el día de hoy en la asamblea, dialogando sobre qué cosas se podían haber hecho mejor con respecto a la convivencia, la resolución de conflictos o la consecución de objetivos. Y me llevo la siguiente reflexión personal después de aquella asamblea: Nuestro objetivo no es eliminar nuestros miedos, porque de una forma u otra siempre estarán ahí. Nuestro objetivo es gestionar esos miedos de manera que podamos controlarlos conscientemente para que no se apoderen de nosotros. Como hicieron M. y O. a la hora de tirarse por las tirolinas.

Hubo turno de llamadas con las familias y la mayoría del grupo expresó lo felices que estaban siendo en este campamento, tranquilizando así a muchos padres y madres que veían cambios muy positivos en sus hijos después de tan solo unos días.

Después de las duchas cenamos. Más tarde la velada fue algo introspectiva, ya que el día había sido de emociones fuertes. Mirando a las estrellas estuvimos compartiendo pensamientos sobre la vida. Fue todo un día para el recuerdo con las emociones a flor de piel. Estuvieron hablando, riendo, compartiendo, jugando… en definitiva haciendo lo que hacen los chicos y chicas de su edad en un campamento de verano: ser felices.

 

Jorge Quesada
Área de Teatro Corporal de AEPAE

Pin It on Pinterest