AEPAE -tras 20 años trabajando por y para la prevención e intervención ante el acoso escolar, y tener un equipo especializado de más de 100 personas- tiene la solución para el acoso escolar. No es una solución mágica, ya que somos conscientes de que las situaciones de maltrato existirán siempre en todos los centros educativos; pero la manera de prevenirlo, detectarlo e intervenir, en tiempo y forma, marca la diferencia.

AEPAE - El acoso escolar tiene solución

Nos hemos reunido con responsables educativos, que nos decían que el plan de AEPAE es fantástico, pero que el problema es que no hay presupuesto. Discrepo tajantemente. Hay presupuesto, pero se emplea en otras cosas. El acoso escolar no es solo un problema educativo, sino también de políticas sociales, familia e igualdad, por lo que se puede destinar una pequeña parte de cada una de estas áreas a generar un cambio de paradigma, que es urgente y necesario.

Destinando presupuesto al acoso escolar con la propuesta de AEPAE estamos previniendo la xenofobia, la homofobia, la violencia de género y el no respeto a la diversidad funcional, ya que estas circunstancias se encuentran muchas veces en el desarrollo de un proceso de acoso escolar. También -y no menos importante- estamos interviniendo en la prevención de problemas de salud mental y prevención del suicidio, ya que el acoso escolar es su principal causa en la infancia y la adolescencia. A nivel práctico, tomando solo el factor económico -lo que ya de por sí nos parece poco humanitario- y empleando recursos para la prevención, detección e intervención ante el acoso escolar, estamos reduciendo gastos a futuro, en todas las áreas.

¿Cuánto sufrimiento podemos evitar a las víctimas y a sus familias? Eso no tiene precio. Y si podemos evitar también los suicidios provocados por el acoso escolar, estaríamos salvando la vida a muchos niños, niñas y adolescentes que se lo plantean como única salida.

La situación real del acoso escolar es que España es el país de Europa que más incidencia tiene; y el tercero de mundo, después de México y Estados Unidos, según «Bullying sin Fronteras». La verdad del acoso escolar en nuestro país es que no existen recursos asistenciales, las víctimas están indefensas ante el acoso escolar, eligiendo -como vía de escape a su sufrimiento- el cambio de colegio y la asistencia psicológica privada si pueden permitírselo. La realidad del acoso escolar es que los protocolos de actuación no funcionan, se han convertido en una herramienta administrativa para proteger al colegio y no para proteger a la víctima. La verdad del acoso escolar es que el teléfono público contra el acoso escolar es insuficiente, poco práctico y no aporta soluciones, tan solo orienta sobre los trámites administrativos, y se ha convertido en un recurso de derivación a otras entidades. La realidad del acoso escolar es que los responsables educativos no están comprometidos en la prevención del acoso escolar, el sistema es un fraude que se protege a sí mismo; existe negación institucional y dejación de funciones en la guardia y custodia de los menores.

El acoso escolar se visibiliza el día mundial contra la violencia o el día mundial contra el acoso escolar. Se hacen estudios y conferencias y es tema de actualidad informativa, pero el resto del año se invisibiliza, excepto cuando ocurre alguna tragedia o suicidio, para invisibilizarse de nuevo después. Estamos encallados en el mismo punto, mientras el acoso escolar sigue condenando al infierno a las víctimas y a sus familias. Ha llegado el momento de que los estamentos públicos pasen a la acción. La prevención no es suficiente si no hay detección temprana e intervención, seguirán ocurriendo suicidios y se generará un sufrimiento insoportable para miles de víctimas.

Es hora de aportar soluciones prácticas y operativas y AEPAE las tiene. Proponemos una unidad específica de prevención e intervención en cada localidad, que realizará las siguientes labores:

  • Medición de la incidencia del acoso escolar en todos los centros educativos de primaria y secundaria, con el test TEBAE.
  • Atención a las víctimas de acoso escolar que el propio test de incidencia detecte, mediante el curso específico de habilidades asertivas y posterior seguimiento.
  • Formación a las familias en prevención y detección temprana.
  • Formación al personal docente y no docente en prevención e intervención.
  • Aplicación del Plan Nacional en el centro educativo donde mayor incidencia se detecte.
  • Campaña informativa con buzón de contacto y teléfono, para agilizar cualquier incidencia en materia de acoso escolar.
  • Elaboración de un informe anual con el impacto contrastado y real del programa.

Las actuaciones del Plan Nacional, son las habituales en nuestra metodología:

  1. Realización de la charla en sensibilización en cada aula con el tutor presente.
  2. Realización de la formación en prevención entre iguales a dos alumnos de cada aula.
  3. Realización de formación en detección temprana y actuación a los padres.
  4. Realización de formación en prevención y actuación al personal docente y no docente del centro escolar.
  5. Entrega de 1 libro de lectura por aula sobre temática del acoso escolar.
  6. Entrega al colegio de nuestro protocolo de actuación, complementario al protocolo oficial.
  7. Curso de atención a las víctimas sobre habilidades asertivas.
  8. Curso de reeducación a los acosadores sobre resolución pacífica de conflictos.
  9. Realización del test TEBAE al final del curso para medir el impacto del programa.
  10. Elaboración del informe final para el colegio, realizado por los expertos de AEPAE.

¿Por qué AEPAE?:

  • AEPAE es la asociación pionera en prevención e intervención ante el acoso escolar, y referencia nacional e internacional.
  • AEPAE ha realizado 16 campañas de prevención y sensibilización ante el acoso escolar de ámbito nacional.
  • AEPAE es la fundadora del Plan Nacional para la Prevención del Acoso Escolar, que ya ha implementado en 102 colegios a 30.240 estudiantes, reduciendo la incidencia general del acoso escolar en un 58%, y en un 94% en víctimas severas.
  • AEPAE ha realizado 6 campamentos de verano lúdico-terapéuticos para víctimas severas de acoso escolar.
  • AEPAE tiene firmados convenios con 9 Universidades, a las que proporciona prácticas y docencia especializada.
  • AEPAE ha organizado las I Jornadas Nacionales contra el Acoso Escolar.
  • AEPAE colabora con el Gobierno de Méjico -país de mayor incidencia de acoso escolar del mundo- en la mejora de los programas de prevención e intervención ante el acoso escolar.
  • AEPAE ha prestado ayuda y soporte a casi 5.000 víctimas severas de acoso escolar y a sus familias.
  • AEPAE Ha colaborado en programas sociales de la Unión Europea, y Congresos en Méjico, Colombia, Portugal, Turquía y Grecia.
  • AEPAE no entiende de ideologías, solo entiende de protección de la infancia y la adolescencia que sufre acoso escolar y necesita ayuda urgente.

No podemos esperar más, el acoso escolar tiene solución y aquí la tenemos, pero hay que generar recursos y tener la valentía de aplicarlos. Resuenan en mi memoria emocional dos frases como cuchillos en el corazón. Dos frases entre cientos de las que hemos escuchado a estos niños y niñas que lo único que quieren es que se les proteja: la primera de Juan Pablo de 7 años, que le dice a su madre, “Mami, cuanto falta para estar con Dios”. La segunda de María, de 14 años, cuando nos dice: “ya no es tanto que me insulten, me peguen o me escupan todos los días, lo que más me duele es ver que a nadie le importa”.

El acoso escolar mata. El acoso escolar es un problema de derechos humanos.

Enrique Pérez-Carrillo de la Cueva
Presidente de AEPAE

AEPAE necesita tu ayuda

AEPAE es una asociación sin ánimo de lucro que no recibe ningún tipo de subvención pública para mantener su autonomía y el sentido común.

Únicamente recibimos donaciones de empresas y particulares, que nos permiten desarrollar todo nuestro trabajo de forma optimizada: plan nacional en colegios, cursos, talleres, jornadas, campamentos, campañas, conferencias, etc...

Contamos con tu ayuda, por pequeña que sea, porque cuenta ¡Gracias!

Ir al contenido