Las nuevas tecnologías han permitido, y especialmente con el tiempo de confinamiento vivido, hacer posible cosas que en otros tiempos habrían sido impensables. Nos han posibilitado acercar la escuela, poder visualizar vídeos y contenidos interactivos, participar en clases virtuales y recortar la distancia con personas a las que no podíamos acercarnos por temas de salud​.

AEPAE - Psicología - Nuevas tecnologías

Si bien es cierto que los medios de comunicación en general y las familias en particular nos han alertado de una serie de problemas que les estaban acaeciendo a los más jóvenes con las nuevas tecnologías durante el confinamiento. Problemas que no son nuevos pero que dicha situación de aislamiento forzado ha hecho que la problemática al respecto se acrecentara en forma y especialmente en frecuencia y cantidad.

Numerosos medios de comunicación y asociaciones como la nuestra, AEPAE, han dado cuenta del uso exponencial de las nuevas tecnologías de manera problemática en sí misma, y en lo que tiene que ver a la interacción problemática con terceros durante el confinamiento duro.

Sin embargo, no debemos olvidar la gran cantidad de aspectos positivos y ventajas de las TICs tal como señalan de la Hoz, 2018; Fricker y Schonlau, 2002:

  • Facilitan la interacción continua y constante con otras personas.
  • Permiten conocer información al instante de cualquier tipo.
  • Permiten construir la identidad deseada al evitar ciertos prejuicios que se producen en el contacto cara a cara.
  • Generan un efecto positivo sobre determinadas competencias sociales, sobre todo en los más tímidos
  • Permiten expresarse a través de otros medios y de manera más creativa mediante el uso de diferentes herramientas audiovisuales.
  • Aumentan el respeto a la diversidad, al permitir interactuar con gente de diferentes culturas, capacidades, religiones.

Sin embargo, también entrañan una serie de riesgos que Bremer, 2005; Fricker y Schonlau, 2002 resumen:

  • Los datos personales de los menores son públicos y pueden ser utilizados por personas con malas intenciones.
  • El contenido virtual del menor que resulte perjudicial es difícil de borrar y de controlar en Internet.
  • Hay riesgo de suplantación de identidad, sobre todo en las redes sociales.
  • Pueden producir adicción.
  • Intromisión en la información propia debido a la aparición de virus o robos de los dispositivos electrónicos.
  • Aparición de formas de intimidación y acoso virtual en los menores, pudiendo ser víctimas o agresores.

Como puede intuirse la razón por la que escribo este artículo no es para alarmar a nadie sino para clarificar que los problemas asociadas a las TICS entre los más jóvenes tienen que ver con dos aspectos que resumen lo expuesto en la clasificación anterior de Bremer, 2005; Fricker y Schonlau. Los riesgos con las TICs pueden venir por la relación o mejor dicho por el uso inadecuado de estas (como son los casos de adicción al móvil, a los videojuegos, etc) o por los riesgos relacionales ligados al uso de las nuevas tecnologías, es decir debido a la interacción con otras personas. En este caso nos estamos refiriendo a fenómenos como el ciberacoso o de grooming (anglicismo que podría traducirse como “engaño pederasta”).

Considero importante esta delimitación porque al final, el resumen de todo esto es que los riesgos con las nuevas tecnologías pueden tener que ver con la relación que se mantienen en sí mismo con los dispositivos, o con terceros usando las nuevas tecnologías como canal, de tal modo que si no se tienen las precauciones adecuadas puede ser arriesgado. Pero no nos pongamos alarmistas, estamos hablando de la relación con otras personas, con lo que ¿para evitar riesgos qué podemos hacer? pues tener las mismas precauciones que en “la vida real”:

  • No dejar a nuestro hijo/a solo/a cuando va por sitios peligrosos o cuanto menos oscuros u opacos.
  • Enseñarle cuales son los sitios peligrosos y acompañarle si tiene que transitar por dicha vía.
  • Enseñarle que debe avisarnos si algo le da miedo, le preocupa, o no le gusta, y que no tenga miedo o vergüenza a hacerlo.
  • Que no se fie de desconocidos pues pueden dar una imagen mejor de la que es.
  • Que si sufre una agresión (sea del tipo que sea) debe avisarnos y no dejarlo pasar.

Miguel del Nogal (Psicólogo)
Coordinador del área de psicoasertividad de AEPAE

Pin It on Pinterest