SINOPSIS (contiene partes relevantes de la película): 

La película arranca con un sueño infantil, en el que el protagonista Charles (un joven Nick Stahl) se ve haciendo algo grande, y en el que aparecen su madre, sus hermanas y sus padrastros temporales, estos últimos encadenados ya que la influencia que ejercieron en él es negativa; y falta una cara importante: ¿la de su padre? o ¿la de alguien más?, el director debutante, Mel Gibson, no lo aclara. Y así, en menos de 2 minutos ya podemos intuir una familia desestructurada, en la que el joven Chuck no encuentra los apoyos necesarios para su crecimiento personal.

En su casa remarcan continuamente su dificultad en cuanto al estudio y la concentración, y eso genera en Charles ataques puntuales de culpa e ira, y momentos en los que desconecta de la realidad, así como cambios de comportamiento repentinos, lo que le lleva a visitar a varios psiquiatras. Él también utiliza ese mecanismo para menospreciar a su hermana pequeña, que lleva aparatos dentales; y recurre a la rabia para tratar con su hermana mayor, que a su vez considera que Chuck ha condicionado, para mal, su propio bienestar.

En uno de esos ataques es cuando coincide, por primera vez, con Justin McLeod (el propio Gibson), un profesor con medio cuerpo desfigurado. Un hombre huraño y aislado del entorno, por una experiencia previa que marca para toda la vida, y por su condición actual. Reuniendo así a dos incomprendidos en las figuras clásicas de discípulo y mentor. El profesor estricto ayudará al alumno díscolo, no solo académicamente hablando si no también en relación con la propia vida y la realidad que los rodea.

A partir de ese momento Charles empieza a interesarse más por sus estudios, la literatura y el mundo en general. Sin embargo, el miedo a lo distinto, por parte del resto del pueblo, complicará esta relación, sobre todo cuando se difunde una falsa y seria acusación hacia el mentor que empeorará también la situación familiar de Chuck.

Cine sobre acoso escolar: «El hombre sin rostro»

Sobre el acoso escolar (contiene partes relevantes de la película):

En realidad, discurre durante el verano, es decir, terminado el curso escolar, pero podemos sacar algunas lecciones interesantes, aplicables al acoso escolar, ya que se producen situaciones relacionadas con este problema. Además, su grupo de amigos se puede asemejar a un grupo de compañeros de clase, no especialmente bondadosos con ambos protagonistas.

Es interesante destacar que la familia no permite a Chuck sacar todo su potencial, porque ni le comprenden ni se esfuerzan demasiado con él, lo dan por perdido, lo sobreprotegen y lo subestiman. La presencia del profesor retirado es un claro contraste en la vida del niño, ya que este le anima a pensar, a asombrarse, a discernir, a ir más allá y, por lo tanto, a desarrollarse mental y humanamente.

Como enseñanzas de la película respecto al acoso escolar aparecen la asunción de la responsabilidad individual, el esfuerzo para conseguir lo que deseamos, el valor de una disculpa, la disciplina, la clemencia (concepto en desuso) -que bendice a quien la otorga y a quien la recibe-, el error de juzgar por la apariencia, la elección de un buen modelo de comportamiento o el cultivo sano de la amistad.

Pero lo que más destaca es la generación (en el alumno) y la recuperación (en el mentor) de la confianza. Como hacemos en AEPAE durante los cursos a víctimas de acoso escolar y, sobre todo, en nuestros campamentos de verano, la película refleja nítidamente cómo los refuerzos positivos ayudan enormemente a trabajar la autoconfianza (la escena del vuelo en hidroavión es la metáfora perfecta sobre esta percepción), a valorarse como alguien especial con sus habilidades y sus motivaciones propias, a merecer respeto y a no experimentar vergüenza de mostrarse al mundo como es.

Y es que, qué importante es tener un buen maestro durante nuestro crecimiento.

Rubén Gil Uceda
Área de Autodefensa de AEPAE

Pin It on Pinterest