Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información

El pasado domingo 21 de Febrero en Burgos tuvo lugar el I Curso de Coaching Infantil y Prevención del Acoso Escolar, organizado por Chus Gutiérrez Pastor, del Colectivo La Parrala.

En la charla-coloquio con los padres surgieron muchas dudas, sobre todo, respecto en qué hacer cuando un niño sufre acoso escolar y cómo abordarlo en el colegio, ya que la mayoría de los centros escolares hacen caso omiso a las situaciones de acoso escolar.

Un resumen importante es el Protocolo de actuación que hemos elaborado desde AEPAE y que podéis aplicar cuando sospechéis que vuestro hijo/a puede estar sufriendo acoso ecolar. Pero lo más importante de todo son vuestros hijos, no permitáis que la resolución del caso se demore en el tiempo. Un caso de acoso escolar tiene que estar resuelto desde que establecéis contacto con el colegio, en un mes como máximo. Si no está resuelto en ese plazo, proceded a denunciar el caso en inspección educativa y/o en la fiscalía de menores o en la policía. Nadie tiene derecho a ser humillado y maltratado, eso debéis tenerlo muy claro.

Cuando establezcáis contacto con el colegio, tenéis que hacer hincapié en que vosotros como padres tenéis derecho a saber que sucede en el colegio, y más si vuestro hijo está sufriendo acoso escolar.

Otro punto importante es el miedo al “qué dirán de mí y como me van a mirar los padres y profesores en este proceso”. Las opiniones de los demás no son lo importante en este proceso. Es posible que encontréis padres, profesores y directores, en vuestra contra, o miradas evasivas e incluso agresiva.. Pero eso debéis ponerlo en otro plano y centraros en lo que de verdad importa: solucionar el problema de vuestro hijo y darle herramientas para que lo supere y lo enfrente de manera asertiva. En definitiva, que pueda ir al colegio tranquilo, sin ser humillado o agredido por nadie.

Después de la formación y del examen, que realizó el presidente de la asociación, Enrique Pérez-Carrillo, las caras y la actitud de los hijos y de los padres cambiaron considerablemente, incluso con lágrimas por ambas partes. Es normal, se remueven muchos sentimientos ocultos y salen a la luz en unos minutos. Ahora como padres os toca continuar la labor de practicar lo aprendido en el curso. Cada día reforzar la autoestima de vuestros hijos para que formen su personalidad y su propia imagen. Y más aún si están sufriendo acoso escolar, verbal, psicológico o físico.

Os animamos a seguir trabajando para que nuestros hijos tengan un presente y un futuro mejor.

Un saludo,
Paloma Esparza Fernández-Villa
Directora del área de intervención familiar de AEPAE

Pin It on Pinterest